Douce plume acariâtre

LA DESAPARICION DEL HIPPOPOTRALAMUSE

                            LA DESAPARICIÓN DEL HIPPOPOTRALAMUSE.

                                                                O: Triple tomate concentra asesina.

 

Fin.

El macho pasta trenquilamente su querida hierba sagrada de un hermoso color azul cereza. Mira desde la esquina de uno de sus tres grandes ojos redondos su harén de pequeñas hembras que también pastan en el campo junto al tercer sótano de arriba.

Más que nada, el animal está atento al posible aumento del lóbulo derecho de la oreja izquierda de una de sus compañeras, en efecto esto es una clara señal de la manifestación de un deseo de apareamiento. La hippapatralamasa tiene su órgano genital receptor justo detrás de la misma oreja. Otras especies fueron una vez bastante diferentes en el cubo esférico Tralamusse. Por estupidez o ignorancia, que a veces puede ser sinónimo, el Hippopotralamuse aniquiló todas las demás formas de vida a su alrededor al permitir una sola agricultura, la dedicada a la hierba sagrada azul cereza.

Tan pronto como una dama está disponible, el señor corre por el servicio de un ascensor descendente para presentar sus respetos. Comienza, como se debe, con exquisitos preliminares susurrando unas dulces palabras, el acto tiene un nombre muy particular, se llama boca a oído .

 

-¡Qué horror!

Dijeron un día fatídico los sacerdocios de la única relitigion. Estos imbéciles, atrincherados en los prejuicios de su perpetua ignorancia, convencieron a los hippopolíticos para que aprobaran una ley que prohibiera la práctica de lo preliminar en cuestión. Afortunadamente, esto todavía está permitido en algunos pastos.

Algunos niveles donde reina la prohibición han desarrollado un desfile que da excelentes resultados. Unos hippopóadolescentes inteligentes rompieron sistemáticamente todas las cámaras de vigilancia instaladas por la hippopópolicia. Practican de esta forma el boca a boca muy mal vistos en público, el boca à oreja strictamente prohibido, y evitan asi de encontrarse cara a cara con la injusticia, perdón, la justicia tiránica que gobierna todo el Cubo-Universo.

Cuando consideramos que hace solo unos pocos millones de años el clero enseñaba que los esferócubos eran elevadas al cuadrados ! A un científico que descubrió la verdad se le han negado sus saventes cálculos por no estar en conformidad a los textos sagrados. Bajo pena de ser condenado a pastar una pira de hierba verde que te envía directamente a las llamas del infierno, quemo mientras lloraba la evidencia de la cubicidad de los esferócubos cuadrados.

En la constelación, miles de millones de esferocubos madre proporcionan la energía necesaria para todas las actividades de sus respectivos innumerables satélites. El sistema del que depende Tralamuse se encuentra en el borde del extremo derecho del primer Cubo-universo. Los textos sagrados enseñarían la existencia de un segundo universo con tres infinitos al cubo de distancia en uno de los paralelos de Norte-Sureste . Sin embargo, nunca se le ha mostrado evidencia sólida de esto, a nadie.

¿Ocultarían los relitigiosos algo al Hippopotralamuse común?

La orden del principio del fin vendrá del sótano ciento doce, de la cuarta planta izquierda de los pastos. Este lugar, totalmente aparte, inaccesible incluso para los sacerdotes, es llamado por un nombre extraño: Paraíso.

Una experiencia, lo decimos (y en Tralamusse no somos idiotas), es guiado por el Todopoderoso Cubo-Creador que pone todas su energia en ella, con el corazón llenio de alegría. Habría, en este misterioso lugar, dos prototipos de nuevos Hippopotralamuses, un macho y una hembra.

Todo está a su alcance pero curiosamente nada está permitido por el supremo gran creador maquiavélico. La tentación de todas las delicias, incluida la de la suculenta hierba verde, es permanente. No hay otra barrera que la voluntad de luchar contra los inevitables impulsos prohibidos; sin embargo, sádicamente, el Cubo-Creador olvidó inyectar un poco de esta cualidad en el momento de la concepción de los dos cobayos. Peor aún, el derecho a comprender, a conocer, también está estrictamente prohibido para ellos

Plane de un espíritu diabólico y tortuoso quien espera el primer paso en falso predecible para poder castigar con gusto. En muchos otros niveles pastan, inconscientes del germen maligno que los destruirá, tranquilos, decenas de miles de millones de individuos al cubo que ya están condenados.

El Hippopotralamuse de hoy es pacífico, pero antguamente fue un guerrero. Antes de la obligación de la pantallaplana en todos los pastos, (fabuloso dispositivo para marchitar las posibilidades cerebrales), la especie no era sólo el pastoreo. También soñaba con mejores prados, con una hierba diferente: otro color, por ejemplo. Para satisfacer sus deseos ver sus ambiciones, no dudavan en reunirse en grandes cantidades en vastos campos llamados de batalla.

Ahora todo está de nuevo en orden, la pantallaplana está allí permanentemente, los Hippopotralamuses son empujados tontamente al consumo excesivo de la única hierba autorizada: la azul cereza.

¿A dónde conduce esto? Pero veamos, tan pronto como el vellón de un individuo es lo suficientemente sustancial, pasa a la máquina de corte automática inventada por los científicos; la lana se transforma inmediatamente de nuevo en hierba y el torno se cierra, mas bien el cubo se cuba. Cuando un Hippopotralamuse alcanza la edad límite de uso, a un cuarto de eternidad ocho días y diez segundos, uno viene discretamente a buscarlo para que no sufra.

Los malvados cretinos al cubo de relitigiosos finalmente han comprendido que la degradación innecesaria en un dolor terrible, o en un estado vegetal irreversible, no hace adelantar la Humanihippopotralamuse.

Hace mucho tiempo que la especie que pastorea fue despojada del habla, a excepción de los predicadores y de los hippopopolíticos, (a menudo todos confundidos en la misma canasta perforada) ; para ellos sigue siendo necesario que destilen su veneno mentiroso. Ahora el individuo básico ha desarrollado la lectura del pensamiento, una posibilidad que siempre ha estado incluida en el cerebro pero que ha caído completamente en desuso .Los alborotadores, Hippopopolitcos en mayoria, dieron hay por lo menos seis millones de nanosegundos, la orden a los científicos para detener este flagelo. El pensamiento tenía que ser prohibido. Las olas dañinas utilizadas solo incharon la cabeza de los Hippopopoderosos, sin ningún otro resultado.

Así que nada puede detener los rumores.

Se dice que en algunos pisos ocultos de algunos sótanos perdidos, se acumulan grandes cantidades de lana de hierba azul cereza. Se dice que sería por miedo al mañana, codicia, orgullo de poder, sed de dominación, etc. etc. Decididamente, los que gobiernan no dudan en usar todas las armas que han prohibido publicando los textos sagrados.

En el ciento doce sótano de la cuarta planta izquierda, el Cubo-Creador pierde la paciencia. Los prototipos aún no caen en una trampa sin embargo bien elaborada. Tendrá que introducir una vez más disparadores, tipos de detonadores. ¿Cómo diantres lo había hecho la última vez?

-Oh sí, necesito un árbol de dados, hermosos y jugosos dados de color verde manzana. Si todavía no quieren morder el anzuelo, enviaré mi último recurso: el diablo sin patas con una lengua bífida. Criatura refinada durante mucho tiempo para confundir a los inocentes…

 

 

Tralamuse, al igual que su sistema, su galaxia y todo su universo está formado por una multitud de niveles reservados para prados de hierba azul cereza, cajones, sótanos y plantas, pero ¿dónde se cultiva el vegeta verde prohibido? Los planes del rompecabezas esférico-cúbico son tan difíciles que harían babear al Tantalio mismo, solo hilos invisibles de Ariana permiten que algunos hippopopolíticos, hippopólicias y raros sacerdocios relitigiosos se muevan en espacios a menudo restringidos y no por todas partes.

Los que solo saven pastar, la gran mayoría, se perderien en el complicado juego de ascensores interminables y se morirían de hambre rápidamente. En estos bastante raros casos, unos especialistas vienen a recogerlos para reintroducirlos, todavía se dice, en el circuito de la fabricación de pasto verde ... Rumores... Rumores.

A veces algunos locos se niegan a dejarse esquilar. Tambien algunos jóvenes piensan demasiado alto al expresar ideas de rebelión. Otros, incapaces de pastar la hierba prohibida, fuman el azul cereza sagrado y se convierten en adictoppopotralamuses. Es más fácile de condenar estos individuos peligrosos que de curarlos. Todos estos revisionistas revolucionarios son perseguidos y luego deportados a cajones secretos llamados prisiones.

A veces volvemos a ver algunos de ellos, amputados de una parte del cerebro y tienen un solo ojo: el que debe mirar fijamente la pantallaplana, con obligacion.

¡Las ondas cerebrales cuentan la historia de un genio científico que habría reconstruido matemáticamente el camino que conduciría al Cubo-Creador ! Habría escuchado detrás de la puerta del supuestamento todopoderoso, los raros comentarios reportados aquí:

-Pero es evidente que creé los Hippopotralamuses a mi semejanza: soy como ellos, a veces pero raramente bueno. Tengo en mí lo bueno Y lo malo, lo blanco Y lo negro, lo positivo Y lo negativo, ambas caras de la moneda añadiendo la rebanada.

Todos estos grandes noseque herbívoros, no entendían la reciprocidad. Soy como ellos: vil, malvado, vicioso, calculador maquiavélico, amante de hacer sufrir a la gente, capaz de todo, pero sobre todo, completamente impotente, incapaz de hacer nada por mis criaturas.

Que se espavilen !

Peligro supremo, sacrilegio que ha hecho al científico encerrar al científico en un callejón sin salida con el horrible nombre de Pozo Olvidado

En el ciento doce sótano de la cuarta planta, el lóbulo izquierdo de la oreja derecha de la señorita se alarga un poco más y la trampa verde manzana parece más jugosa …

De todas las guerras del pasado, el Cubo-creador ha guardado una buena cantidad de armas monstruosas con dulces nombres de atómica o nuclear. Distribuidas estratégicamente en el universo cúbico, no dejarán de aniquilarlo todo cuando se triture el dado. Este plano ya ha logrado un infinito al cubo de tiempos en el pasado del presente subjuntivo. Destruyó un universo piramidal-cúbico, uno todo plano, un cilíndrico espiral etc. etc. etc.

Esta repetición hace reír al que piensa ahora mismo a su siguiente forma. Una de esas risas locas a carcajadas que causan temblores de Tralamusse y por desgracia haciendo muchas víctimas. Pero nada se pierde, todo vuelve a la hierba azul cereza. Y ciertamente al la verde también, porque que exista.

Los traficantes, a menudo protegidos por hippopolíticos y los polis (abreviatura de hippopopolicias), calificados como podridos, también recolectan grandes cantidades de hierba sagrada en lugares que no son secretos pero están bien protegidos. A veces incluso en paraísos secundarios en loscuales grandes líderes les gustan compararse con el Todopoderoso.

Sin ilusiones, cuando explote habrá algo para todos…

El Cubo-creador se abstiene de respirar. quitada de la formalina, una serpiente a la que sopló en el upite para resucitarlo, susurran a los cobayos Hippopotralamuses que además del boca a boca, les espera un delicioso y jugoso dado verde manzana.

-Ve, muerde, lástima para la prohibición, mira lo bonito que es, prueba lo bueno que es, tanto como la hierba del mismo color !

En ese mismo momento, muy lejo en la sexta dimensión del segundo sistema, un cajón-prisión se cerró mal. Error técnico colosal, especialmente porque está reservado para los eruditos rebeldes. El primero en escapar arrastra a muchos otros a su paso. Es un diseñador de planos, por lo que se orienta en laberintos con facilidad, los fugitivos se apoderan de un ascensor multidimensional normalmente reservado para los hippopopolicías y comunican información falsa a los líderes hipopopolíticos invisibles.

El sector de cajones-prisión estaría infectado por el terrible virus H2 SO12 calibre 5O con disparos increíblemente precisos. Siempre mortal y sin suero ni vacuna. Los grandes Manitus no dudan ante la gravedad de la situación. Inmediatamente detrás de los científicos escapados y nuevamente capaz de muchas locuras, el sistema espacio-tiempo es destruido, agregando un bloque alrededor, por si las moscas.

Con el vehículo policial, se desbloquean las cerraduras de todas las prisiones que albergan librepensadores no jurados. Entonces los peores criminales son liberados, o sea los pecadores odiosos que no han respetado los textos sagrados.

                Los que pastaban la hierba de su vecino:

               Aquellos que han pecado por omisión al olvidarse por un momento de mirar la pantallaplana.

              Aquellos cuyos ojos permanecían en el lóbulo izquierdo de la oreja derecha de la Hippapatralamasa de un amigo o hermano.

               Aquellos que han mostrado orgullo de ser algo más que simples herbívoros.

               Aquellos que, por pereza, se niegan a pastar y dan menos lana.

         Aquellos que querían hacer pensar a los otros Hippopótralamuses que, reaccionando, probablemente podrían vivir mejor (los más peligrosos).

               Aquellos que dijeron « mierda » a los polis, los jueces,los relitigiosos y « comen » a los hippopopolíticos.

               Aquellos que supuestamente actuaron contra la naturaleza cuando fueron creados por ella.

            Aquellos atrapados en el acto de enviar hierba sagrada a paraísos artificiales libres de impuestos (poco numerosos porque son capturados muy raramente).

              Aquellos que ayudaron a todos los viles mencionados anteriormente a aclarar sus acciones y gestos o sus ideas; ayudó a divulgarlos.

                Aquellos que recibieron la inadmisible mención de Indescriptible.

               Al que un día escribirá LA DISAPÄRICION DEL HIPPOPOTRALAMUSE.

                Y todos los demás.

 

El gran Cubo-Creador lo ve todo, pero le importa un comino. Para él, el fin DEBE venir del ciento doce subsuelo del gnagnagni gnagnagna.

No obstante… Las batas blancas largamente reprimidas logran desviar las conexiones de las pantallasplanas de todos los pastos. Ahora están transmitiendo programas para reponer en buen camino los cerebros atrofiados.

Peligros peores que la risa del Cubo-Creador; todo el universo tiembla. Los hippopolíticos que solo saben mentir, no tienen solución. Muy rápidamente, las máquinas de cortar la lana muestran signos de mal funcionamiento. El hippopólicia, como de costumbre, no entiende nada, fue creada para defender un sistema de aniquilación cerebral y cualquier otra cosa la angustia. Así que golpea, electro-bastona en todo lo que está a su alcance.

Jóvenes, adultos y viejos Hippopótralamuses corren en estampidas en todas las direcciones, incluidas las prohibiciones; se apoderan de los ascensores y de algunos planos, aún cuidadosamente escondidos en un viejo ático subterráneo. ¡Carrajo! Afortunadamente, no hubo ejército desde un cuarto de etrnidad. Presa del pánico, recibiendo órdenes y luego contraórdenes, en su desorden probablemente habría participado en el gran desastre, haciéndolo aún más mortal. ¡Pero todo pronto está llegando a su fin!

El pánico general se extiende a todos los sótanos, todos los niveles, todos los cajones, todos los pastos incluso todos los Pozos Olvidaos. Los grandes mandantes, que manipulavan los Hipppopoliticos, cambian su apariencia, sus ropas y se disfrazan de simples herbívoros. Acompañados por los altos dignatarios relitigiosos, esperan una sola cosa: que sus cajones secretos de amontonamiento no sean descubiertos.

Abominación sin igual, la plaga se extiende por el sistema y contamina, quién sabe cómo, todo el Universo Sphero-Cubo.

En el Paraíso, de donde los gritos escapan a través de una pequeña ventana de ventilación, la rabia se manifiesta.

-No es posible, soy yo quien debe destruir el universo; YO, IO. Yo me gusta, mi ego al cubo es grande ; estos dos idiotas no mordiscan el dado y las cochinillas pastando se revueltan !

¡Pero es el cubo al revés! De ahora en adelante inmediatamente YO, que sólo escribire en mayúsculas, me dare otro nombre... Vamos a ver ; y por qué no Dios, creo que suena bien.

Agarranse fuerte Hippopótralamuses y todos los demás porque no estás solos, contrariamente a lo que enseñan vuestros lamentables relitigiosos: se van rápidamente transformar en polvo, el que afirmo haber usado para vuestra conception.

Sepan de dónde viene el golpe y finalmente aprendan a temerme. Hasta los albores de los tiempos !

Hummm, bueno pero... entre nosotros eh ... lo único que no sabrán nunca, nunca al triple cubo, porque jamas lo admitiré: es que me han creado vosotros mismo ; con vuestro perpetual miedo visceral.

 

El nuevo Dios se esconde, lejos al final de la segunda calle, a la derecha después de bajar las escaleras. Al irse, espera con satisfacción el resultado de sus esfuerzos. Tendrá éxito. Lejos en Tralamuse, uno de los que corren en pánico en todas direcciones encuentra refugio bajo la messa de oficina del jefe de personal de los asistentes de uno de los conserjes de un Hippopopolítico. Un pequeño botón rojo alli esta instalado. La curiosidad hace fracasar el proyecto Divino (un adjetivo recién inventado, y con majuscala).

B U U U U U M M M M

 

Ira grandiosa; El Creador, una vez más impotente, golpea su vientre con rabia. Un viento como nunca había soltado, sale de sus entrañas. No tiene bragas, partículas de quién sabe vuelan a lo lejos.

Entonces, buen jugador y finalmente buen perdedor también Él, Es decir, Creador, Dios y todos los demás nombres, comienza a reír, pero a reír de nuevo y sin restricciones:

           -Ya veo a los científicos-coseno, en quinze mil millones de años llamando a mi formidable pedo ¡...

                                                … Big bang! El comienzo.

     

 

 

 

 

 

 

 

 

Ajouter un commentaire